Este proyecto responde a las necesidades de crecimiento y representatividad de una de las distribuidoras de música más importantes a nivel nacional. El volumen de trabajo y la entrada de la compañía en el mercado americano implicaban un aumento de la plantilla, tanto trabajadores y colaboradores como de directores de departamentos, en su actual espacio de trabajo compartido con otras empresas. Con lo que se demanda un proyecto que asuma el uso total del espacio, que no frene la actividad de la oficina y que responda a las expectativas con un bajo coste económico. La oficina se encuentra en un edificio industrial con una estructura muy versátil y robusta, lo que promovió a lo largo del tiempo acumular muchos tipos de compartimentaciones y acabados. En este contexto, se propone resetear un espacio muy fraccionado y sin identidad, restaurar la nave a su estado inicial e incorporar un carácter fresco al espacio.

La propuesta aprovecha las cualidades del local (planta de amplias dimensiones, iluminación generosa y una gran altura) para revertir su condición de espacio interior y tratarlo como un exterior. El proyecto se concibe como un conjunto urbano. Un espacio diáfano central funciona como una plaza habitada y reúne los puestos de trabajo. En torno a él se organizan los espacios compartimentados (cantina, almacenes, salas de reuniones, despachos) que se tratan como edificaciones heterogéneas y adosadas. Cada una de ellas negocia de forma diferente su condición formal y su ocupación en planta lo que permite al mismo tiempo articular la distribución del espacio y reformular el imaginario de la oficina. 

Autores: Langarita-Navarro Arquitectos y Estudio Gonzalo del Val
Constructor: Manuel Ocaña Fast & Furious Production Office SL
Fotografías: Luis Díaz Díaz
2016